En Thermofrontier analizamos todos los puntos críticos de nuestra cadena de producción (HACCP), utilizando un sistema preventivo para la seguridad alimentaria que se ocupa de los riesgos físicos, químicos y biológicos para evitar peligros diversos.


HACCP es usado en la industria alimentaria para identificar posibles riesgos para la seguridad alimentaria, de modo que se tomen acciones clave conocidas como Puntos Críticos de Control y así pueden realizarse procedimientos para reducir o eliminar el riesgo de los peligros que se puedan producir.

El sistema es utilizado en todas las fases de producción y preparación de los productos.

El sistema HACCP incluye los siguientes principios:

- Realizar un análisis de peligro.
- Determinar los Puntos Críticos.
- Establecer límites críticos.
- Establecer un sistema para monitorizar el control de los puntos críticos.
- Establecer medidas correctivas cuando el monitorizamiento indica que un determinado Punto Crítico no está bajo control.
- Establecer procedimientos de verificación para confirmar si el sistema HACCP está funcionando eficazmente.
- Establecer la documentación relativa a todos los procedimientos y registros adecuados a estos principios y su aplicación.